Netmind - loader

27/03/20 | Artículo | Change Management

¿Y si estamos ante el mejor momento para transformarnos?

Joan Gasull
Data Lead Expert

No podemos esconder, por la evidencia de sus hechos, que la crisis del Coronavirus Covid-19 azota a toda la población mundial. No importa de dónde eres, qué has hecho en tu pasado, tus planes de futuro o la empresa a la que perteneces, que el virus puede afectarte a ti personalmente y, por lo tanto, a toda la sociedad.

 

Es cierto que nunca hemos vivido una crisis sanitaria como la que estamos viviendo, pero sí que conocemos gracias a la historia que, pese a que estos momentos implican dudas, nerviosismo e incertidumbre, también implican grandes logros, importantes cambios e históricas revoluciones dentro de la sociedad. Por lo tanto, ¿por qué no podemos utilizar esta situación como una palanca de cambio?

 

Estamos inmersos en una situación de excepcionalidad

 

No es una novedad para nadie que estamos viviendo un periodo para el que no estábamos preparados, ni emocional ni profesionalmente. Prácticamente de un día para otro, hemos dejado atrás nuestras rutinas forjadas tras años y años de práctica para enfrentarnos a un cambio social de unas dimensiones que nunca habíamos vivido. Si bien se nos presenta como un paréntesis, todos estamos de acuerdo en que la duración es incierta y eso evidentemente nos genera ansiedad, nervios y dudas.

 

Hace unos días leía un libro sobre la generación de nuevos hábitos: «Tiny Habits« de BJ Fogg, que por cierto recomiendo, donde se explicaba cuáles son los tres factores principales para la adquisición de nuevas rutinas e interiorización de procesos. Fogg presentaba los siguientes:

 

  • Andar con «pasitos de bebé».
  • Cambiar nuestro entorno.
  • Tener una epifanía.

 

El libro los ordenaba de más a menos asequibles, siendo dar pequeños pasos la opción más factible para la mayoría de nosotros y tener una epifanía (en jerga religiosa, un suceso que supone una revelación) la menos probable, ironizando sobre que se deberían tener superpoderes para conseguir tal fenómeno religioso. A fin de cuentas, estamos inmersos en un momento muy especial.

 

«Tiny Habits» de BJ Fogg

 

Una nueva oportunidad en el horizonte

 

Si reflexionamos unos segundos sobre el tema, nos encontramos en un periodo que ojalá no tengamos que volver a vivir, pero que cumple los requisitos para ser considerado una epifanía. Y no solamente eso, sino que está resultando ser una epifanía colectiva, donde muchísimos de nosotros nos estamos percatando simultáneamente de la fragilidad de nuestras sociedades y modelos empresariales. Estoy seguro que se podrán contar con los dedos de una mano las situaciones que conozcamos que hayan tenido una magnitud emocional tan importante.

 

Por si esta epifanía colectiva no fuera suficiente, viene acompañada de manera totalmente forzosa de un cambio radical en nuestro entorno, donde todo el uso que dábamos al espacio social ha sido redefinido. Si recordamos éste es el segundo de los pilares que presenta Fogg para facilitar la adopción de nuevos enfoques, lo que solo nos dejaría con el factor clave: la voluntad personal y empresarial de encarar esta transformación.

 

Un motor para el cambio personal y organizacional

 

Lo que para muchas empresas puede ser un momento de paralización de proyectos, caos organizativo o incertidumbre general, desde Netmind pensamos que puede convertirse en todo lo contrario. Estamos ante la oportunidad de combinar los tres pilares que facilitan la transformación de hábitos y procesos, lo que nos permite afrontar de forma más efectiva un cambio necesario de la forma en que nos organizamos.

 

Una organización más ágil, menos centralizada/vertical y con equipos más autogestionados ofrece una resiliencia real a un entorno cambiante y consecuentemente permite mitigar los efectos adversos que éste pueda tener en nuestra organización. Puede ser el mejor momento para afrontar y empezar a planificar este cambio.

 

Otro aspecto del que todos nos hemos percatado es de la dificultad de adaptar nuestra forma clásica de trabajar a entornos virtuales, para ello estamos trabajando en la puesta en marcha inminente de la ampliación de nuestro catálogo formativo sobre formación en remoto OpenClass® que permita a individuos y organizaciones estructurar sus nuevas relaciones productivas o educativas de forma efectiva. Esto no solamente tiene un impacto inmediato en nuestras próximas semanas, sino que también es una forma de dinamizar nuestro flujo de trabajo y flexibilizarnos de cara a cambios y situaciones venideras.

 

 

El último punto sobre el que merece la pena reflexionar es cómo afrontaremos este momento de inflexión a nivel personal. Las empresas requieren un cambio a un mindset más ágil y autoorganizado, pero a los trabajadores y trabajadoras se nos abre la necesidad (y oportunidad) de desarrollar nuevas habilidades tecnológicas, ya sean orientadas al aprendizaje de lenguajes de programación, Big Data, desarrollo de soluciones web, re-skilling o los mencionadas referentes a la flexibilización en la forma de trabajar.

 

En definitiva, el periodo tan complicado que estamos viviendo, es también una oportunidad perfecta para afrontar la transformación empresarial y la formación personal.

 

En un tweet:

Vivimos un momento único para la transformación personal y empresarial, debido a la unión de los factores externos que facilitan el cambio. Tenemos la posibilidad de convertir un periodo de incertidumbre extrema en una oportunidad de formarnos e innovar, tanto a nivel individual como organizacional.

 

Cursos relacionados