Netmind - loader

04/03/20 | Artículo | Análisis de Negocio

Value Validation Cycle: 5 pasos para gestionar el valor de tu organización

Alonso Alvarez
Lead Expert en Agile

Anticiparse a los problemas y explicitar cómo pensamos

 

La magia está muy bien en la ficción, pero en la vida real no suele haber mucho sitio para soluciones mágicas. Sin embargo, en el mundo de las empresas y proyectos contamos con dos recetas que sin magia tienen resultados que lo parecen: anticipar y explicitar.

 

  • Anticiparse a los problemas no los soluciona automáticamente, pero si nos permite prepararnos para cuando ocurran, lo que incluye mitigar o corregir su efecto. Se trata de situarnos en el futuro para adelantarnos a cambios y variaciones.

 

  • Explicitar es una forma de exponer, ordenar y revisar nuestros pensamientos y creencias, para de esa forma completarlos y mejorarlos.

 

Los dos combinados son lo opuesto a la improvisación y una forma de entender la planificación muy distinta de la predicción en la que caen muchas organizaciones.

 

Gestionar el valor de la organización con el Value Validation Cycle

 

Este preámbulo es para mostrar la utilidad de un modelo que permite hacer explícita la gestión del valor, y con ello anticipar los pasos necesarios para alcanzarlo. El “Value Validation Cycle” es un ciclo de cinco pasos que ayuda a articular con sus etapas una visión de lo que queremos lograr y nos ayuda a alcanzarlo.

 

 

El modelo arranca por una necesidad u objetivo, o con un problema.

 

  • Si esa necesidad está cubierta no hay mucho más que hablar, pero si no lo está, lo es generalmente porque se ve impactada por algún tipo de problema o carencia, algo que impide solucionar una necesidad de negocio. Visto así, un problema es un bloqueo para alcanzar los objetivos de negocio (el “éxito” buscado).

 

  • El problema o la necesidad insatisfecha debe atenderse por medio de una solución de negocio. En una organización con múltiples necesidades o problemas, son muchas las potenciales soluciones, por lo que tendrá que determinar cuál es que tiene el potencial de ofrecer mayor valor a partir de sus resultados.

 

En el ciclo de Validación del Valor las soluciones seleccionadas e implementadas (por el medio que se considere oportuno como construcción, adquisición o modificación) acaban entregando unos resultados que deben dar lugar al valor de negocio que finalmente da respuesta a la necesidad de negocio que desencadenó el ciclo.

 

El proceso puede repetirse las veces necesarias hasta considerar que se ha completado la necesidad de negocio que inicia el ciclo, o ha dejado de interesar a la empresa.

 

Como se ve, el modelo es bastante sencillo y fácil de comprender y, como es de esperar, hay bastantes más cosas bajo la superficie.

 

Utilizar los Business Drivers para seleccionar la solución más adecuada

 

Por ejemplo, a la hora de seleccionar la solución más adecuada en función de los resultados esperados, el modelo se apoya en los ocho “business drivers: incremento de ingresos, reducción de costes, mejora de la atención al cliente, del cumplimiento de normativa y regulación, reducción del time-to-market, mejora de la agilidad (entendida como flexibilidad y rapidez), reducción del tiempo de entrega, e incrementar la llegada al mercado.

 

 

Estas y otras herramientas se ven complementadas con la idea básica de obligar, en cada etapa, a identificar claramente los elementos constitutivos de la necesidad, el problema, la solución, sus resultados y valor entregado, a reflexionar sobre ellos, y a diseñar las estrategias adecuadas en cada etapa.

 

Seguramente uno de los elementos más diferenciadores, pero en absoluto revolucionario, es el definir a qué se parece el resultado buscado, qué es lo que define el éxito de nuestras acciones y a prepararse para validar que se alcanza por medio de los mecanismos necesarios (métricas, indicadores, o simplemente resultados alcanzados).

 

Como se ve, no deja de ser una idea sencilla que se apoya en los ejes de la anticipación y de hacer explícitas las ideas y acciones, lo que no dejar de ser sinónimo de planificación, pero con una aproximación cíclica (incremental, progresiva) que ha demostrado ser muy apropiada para abordar sistemáticamente la mayoría de las situaciones recurrentes en el desarrollo de las organizaciones.

 

Next Steps: alcanza los objetivos de tu organización

 

El ciclo de Validación del Valor es la introducción a otra herramienta que lo sustenta, y es la que acaba armando este marco de trabajo. En el próximo artículo veremos en qué consiste y brevemente cuáles son los pasos que permiten alcanzar los resultados buscados por una organización.

 

Esta técnica está descrita con mayor detalle y sustentada por ejercicios y actividades que ayudan a experimentarla e interiorizar sus conceptos en varios cursos de Netmind, por ejemplo en Establishing business value and KPIs (JIS 457) donde se sigue el ciclo completo y se trabaja la definición de los indicadores y métricas adecuados para validar la generación de una solución de empresa.

 

 

 

Cursos relacionados