Netmind - loader

Conociendo a Andy: la asturiana que nació con un lápiz bajo el brazo.


Netmind - Conociendo a Andy: la asturiana que nació con un lápiz bajo el brazo.    Artículo | Visual Thinking
Marlene Rodríguez | 05/02/19

Conociendo a Andy: la asturiana que nació con un lápiz bajo el brazo. 0En Marzo de 2018 anunciábamos la incorporación de Andy Baraja al equipo de Netmind, como Visual Thinker and Graphic Facilitator. Sabíamos que su complicidad con el mundo creativo nacía desde muy pequeña y poco a poco su pasión se terminó convirtiendo en su forma de vida. Y desde el momento en el que empezó a formar parte de esta gran aventura, no ha dejado de sorprendernos.

 

¡Por eso queremos conocer un poco más quien es Andy Baraja!

 

¿Quién es Andy? 

Soy una asturiana de 32 años y mi pasión por el dibujo existe desde antes de que supiera escribir mi nombre. Estoy diplomada en Conservación y Restauración de Bienes Culturales (especialidad en Documentos Gráficos) y, posteriormente, me formé como ilustradora, diseñadora gráfica y visual thinker.

Siempre compaginé los estudios con el trabajo, pasé por hacer colaboraciones de diseño en una escuela de moda, participar en diferentes proyectos de un estudio de interiorismo, trabajar como delineante en una ingeniería ferroviaria, crear diseños e ilustraciones para empresas… hasta que decidí montar mi propio Estudio.

 

En los últimos años participé en proyectos para Infojobs, para los Ayuntamientos de Oviedo y Avilés, para la Asociación Jóvenes Empresarios de Asturias, para Oviedo Emprende y para Vivarium de Ciencias de la Salud, entre otros. creando las portadas de varios libros y colaborando con proyectos solidarios aportando la parte gráfica: campaña donación de médula ósea, Bikecanine, Dibujos Por Sonrisas, I-Sen app, etc.

Me encanta dibujar, la fotografía, la música, los caballos, me gusta mucho viajar, soy una persona curiosa y siempre busco aprender cosas nuevas.

 

¿Por qué Andy Baraja, si tu nombre es Andrea García?

“Andy” fue el nombre que escogieron mis padres al nacer, pero por aquel entonces en España no permitían registrarlo, así que me pusieron Andrea por ser el más parecido (pero nunca lo utilizaron). La parte de “Baraja” es una larga historia, no recuerdo exactamente el año, pero en resumen, fue estudiando en la Escuela de Arte de Oviedo, había falta de profesorado y nosotros la suplíamos haciendo dos cosas: dibujando y jugando a las cartas. Yo llevaba siempre una baraja, e incluso llegué a crear la nuestra propia. Era una escuela de arte y allí tenías un mote desde el momento en que atravesabas la puerta el primer día y a mi me pusieron ese y lo pintaron en mi taquilla, y a día de hoy, hay gente que sigue llamándome solamente “Baraja” 😊.

 

Nos comentas que tienes un estudio creativo, ¿cómo ha surgido esa idea?

Surgió principalmente por la necesidad de poner en valor todo lo que yo sabía que “sabía” hacer, pero no tenía la oportunidad de demostrar. El sector creativo es increíble, pero también es de los más difíciles. Es muy complicado trabajar para una empresa que te deje libertad para crear, y con 27 años sentía que era el momento de hacerlo por mi cuenta.

 

¿Desde qué momento te diste cuenta de que querías dedicarte 100% a la ilustración?

Realmente, lo que no recuerdo es un momento en el que no quisiera dedicarme a ello.

 

¿Se podría decir que naciste con un lápiz debajo del brazo?

Nací con un lápiz del 2 debajo del izquierdo, y creo que desde entonces no hice otra cosa más que dibujar.

 

Tu mejor virtud y tu mayor defecto

Considero que mi mejor virtud es llevar la sonrisa puesta las 24 hrs. La auto-exigencia sería mi mayor defecto.

 

¿Cuéntanos un poco cómo es tu día a día?

¡Soy una persona súper alegre y muy activa! Mi día empieza con deporte y buena música, a las 8.30 café y revisión del correo. Como trabajo en varios proyectos diferentes nunca hago lo mismo dos días seguidos, pero todo pasa por dibujar 😊 . Me encanta salir a pasear con Nano, un labrador hiperactivo de 4 años y de vez en cuando, necesito hacerme una escapada para ver el mar. Dos tardes por semana tengo clases de conversación en inglés y otras dos, aprovecho para seguir formándome.

 

Conociendo a Andy: la asturiana que nació con un lápiz bajo el brazo. 1

 

¿En qué momento entraste a formar parte de la familia Netmind?

En marzo de 2018, ¡así que dentro de nada cumplo un añín! 😊

 

¿En qué proyectos has participado y cuál ha sido tu labor?

Llegué a Netmind para crear y transformar la parte gráfica y dar apoyo visual en el proyecto Beyond University de BBVA. Pero durante todo el año, participé en diferentes proyectos para Bankinter, Allianz, Cuatrecasas, Generali, Red Eléctrica España… ayudando a crear soluciones visuales y aplicando la metodología Visual Thinking.

 

¿Qué destacarías del equipo Netmind?

Destacaría muchas cosas. La acogida fue increíble tanto en Madrid como en Barcelona, desde el primer día me hicieron sentir parte importante del equipo-familia. Destacaría sobretodo la profesionalidad, la ilusión y el trabajo bien hecho. Para mí, cada proyecto en el que participo con Netmind es una oportunidad de crecimiento y un aprendizaje continuo. #AlwaysLearning

 

Ya llevas varios viajes con parte del equipo Netmind, ¿Cómo es el equipo Netmind fuera de la oficina?

¡Es buen rollo por los cuatro costados! Nos llevamos muy bien y las experiencias juntos siempre son increíbles. Somos gente de edades y vidas muy diferentes y por eso creo que nos aportamos tanto los unos a los otros! Compartir tiempo con el equipo dentro o fuera de la oficina es siempre un lujazo.

 

¿Qué valor crees que aportan tus ilustraciones y el uso del Visual Thinking en los proyectos y en las formaciones en las que participas?

Ante todo, creo firmemente en el valor y en el poder de las imágenes frente a cualquier cosa, y por tanto, creo que cuando las aplicamos correctamente para explicar cualquier tipo de información o contenido, o para tratar de resolver un problema de solución (aparentemente) complicada, obtenemos un resultado fácilmente comprensible y visualmente muy atractivo. El uso de ilustraciones aplicadas en entornos técnicos y lineales permite visualizar la información de una manera global, evitando bloqueos ante procesos complejos y creando un impacto positivo en el rendimiento de los equipos que participan. El Visual Thinking funciona porque el 75% de nuestro cerebro está diseñado para procesar mejor la información mediante imágenes, y por eso, está demostrado que con esta metodología se consigue transmitir contenidos de una forma mucho más rápida, directa y eficaz.

 

¿Cómo explicarías Visual Thinking a una persona que nunca haya escuchado nada al respecto?

El Visual Thinking es una metodología que se basa en el uso de dibujos sencillos para explicar conceptos complejos. Parte de una serie de recursos visuales básicos como son: el dibujo de personas, expresiones faciales, flechas, cajas de texto, iconos, banners, diferentes usos de la tipografía y la aplicación del color y la sombra, que conforman la base de su aplicación. El valor fundamental del Visual Thinking es que utilizamos todo el potencial que sabemos que tiene el dibujo frente al texto y la posibilidad, por tanto, que éste nos ofrece de representar ideas complicadas por medio de trazos muy sencillos.

 

Un sueño todavía por cumplir

Mis sueños siempre van de la mano de viajar y dibujar, quiero conocer países de medio mundo y poder dibujar sus rincones más bonitos.

 

¿Cómo se ve Andy dentro de 10 años?

Me encantaría pensar que dentro de 10 seré la misma persona, con más conocimiento y más experiencia y, además, estaré consolidada como una gran profesional dentro del mundo creativo.

 

 

Conociendo a Andy: la asturiana que nació con un lápiz bajo el brazo. 2


Marlene Rodríguez

Digital Marketing Manager

Nuestro sitio utiliza cookies para análisis. Si no estás seguro de ello, echa un vistazo a nuestra política de privacidad.