Netmind - loader

07/02/17 | Artículo | Análisis de Negocio

El analista de negocio de 2017: competencias, roles y requisitos


Siempre que empezamos un nuevo año es un buen momento para hacer un poco de reflexión respecto a tendencias y avance de las buenas prácticas de gestión en las organizaciones. En este caso me gustaría reflexionar acerca del rol de analista de negocio desde el punto de vista de lo que, como formador y mentor, veo en las organizaciones.

Hace unos años, y no muchos, el analista (funcional, de requisitos, de sistema… el término analista de negocio no estaba muy extendido) era un rol 100% TI, y asociado al trabajo dentro de un proyecto específico. Las personas que realizaban esta función provenían siempre de la parte técnica, y ser analista era, más o menos, un paso intermedio en su carrera profesional hasta llegar a ser Project Manager.

Cada vez más cerca de la estrategia

En los últimos diez años, el crecimiento en importancia de la función de Business Analysis en las organizaciones de todo el mundo está siendo imparable, provocado por varios factores: en parte, por la irrupción de los métodos ágiles, por la necesidad de optimizar las inversiones en épocas de vacas flacas, por la necesidad de adaptabilidad a los cambios provocados por la transformación digital. El analista de negocio ahora está cada vez más cerca del negocio y menos de la solución, cada vez con visión más estratégica, sin estar vinculado a un único proyecto.

Es curioso comprobar cómo, cada vez, asisten más alumnos a las formaciones que provienen de negocio. Es muy enriquecedor para ellos, para el resto de alumnos provenientes de TI y también para el formador, porque nos ayuda a entender que análisis de negocio no va acerca de conocer UML, ni siquiera de saber redactar user stories: el valor que aporta es posibilitar los cambios que necesitan las organizaciones.

«BA» como competencia transversal

Por ello, el análisis de negocio en las organizaciones es, cada vez más, no un rol específico sino una competencia que debe estar presente en varias capas dentro de la organización. Desde la gestión del portfolio, donde se deben decidir las inversiones en cambios para satisfacer la estrategia, hasta los equipos técnicos que tienen que implementar una solución. Todos ellos deben poseer conocimientos y aptitudes de análisis de negocio.

Analista-negocio

Algunos roles específicos

Pero también aparecen cada vez más roles específicos para analistas de negocio, híbridos, o combinados. Por poner algunos ejemplos habituales en las organizaciones:

  • Business relationship managers (BRM), dentro de TI o no, con el objetivo de ser la voz del negocio (o cliente) dentro de TI.
  • Product owner “proxy”, en entornos ágiles aportan experiencia y saber hacer, y se convierten en elementos imprescindibles para mantener la implicación del negocio en el desarrollo de los proyectos
  • Project Managers, que tienen también responsabilidad respecto a definición de Business Cases, e identificación y obtención de beneficios, expandiendo el alcance de su trabajo más allá de los límites del proyecto
  • Analistas dentro de la PMO. Al mismo tiempo que la PMO sube posiciones en el organigrama para acercarse a los puntos de decisión, necesita disponer en su estructura de personas que entiendan del negocio y sepan proponer soluciones, y revisar y validar que los objetivos de negocio se están consiguiendo.

El analista de 2017

Por lo tanto, y a la vista de estos puntos, ¿que esperamos del analista de negocio para este 2017?

No es que quiera añadiros presión, pero… con independencia de la posición concreta que ocupéis en la organización, a continuación, listo una serie de requisitos que todo analista de negocio debería intentar cumplir dentro de este año para aportar el valor que espera su organización:

  • Tiene que conocer el negocio. Más allá de las buenas prácticas, de las técnicas y herramientas. El analista tiene que dedicar tiempo a entender el negocio y su evolución, especialmente en lo relativo a la transformación digital.
  • Tiene que estar “al día”. Todo se mueve continuamente, la profesión se enriquece de los “solapamientos” con otras funciones y disciplinas: Agile, DevOps, Change Management, Gestión del portfolio.
  • Tiene que mejorar sus skills en relación al trabajo en equipo, comunicación e interacción (con Project Managers, Product Owners, responsables de negocio), facilitación.
  • Tiene que incorporar a su toolbox técnicas ágiles, con independencia de si (ya) trabaja en métodos ágiles o (aun) no.
  • Tiene que ser cada vez mejor en la obtención de requisitos. Incorporando técnicas como storytelling.

Entradas relacionadas

Cursos relacionados

Requirements Analysis Techniques

Detailing Business Data Requirements

Better Achievements: Find a habitable planet!

Nuestro sitio utiliza cookies para análisis. Si no estás seguro de ello, echa un vistazo a nuestra política de privacidad.