Netmind - loader

24/04/20 | Artículo | Design Thinking

Design Thinking y el concepto de extrañamiento

Luka Bureo
Learning Transformation Mentor

Dentro del proceso de Design Thinking, hay una de las fases que cobra extrema relevancia y no siempre recibe la atención necesaria: la fase de investigación.

 

Design Thinking – ¿Qué es la fase de investigación? 

Quiero hacer énfasis en este área ya que me da la sensación de que las otras fases del proceso han adquirido mucha más notoriedad dada la (falsa) creencia de resultados rápidos y eficientes. Con esto me refiero a que si no somos capaces de alimentar la fase de ideación con información relevante sobre y para el usuario, lo más seguro es que acabemos creando soluciones que no aportan ni valor ni significado para nuestro público objetivo.

 

¿Cómo podemos evitar esta deficiencia creativa? 

Para evitar esa deficiencia creativa que hablamos en el anterior párrafo, debemos usar todas las herramientas que nos da la etnografía, la sociología o la antropología, entre otras. El proceso de investigación de usuario no debe centrarse exclusivamente en generar empatía a través de herramientas varias como el mapa de empatía o user persona, sino que debemos poder llevar a cabo un proceso cualitativo que nos permita inspirarnos, tema extremadamente necesario de cara a las fases de ideación, y aportar a las siguientes fases aquella información vital para el usuario, bien sea observada o extraída a través de estas técnicas de investigación. 

 

Las escaleras en Design Thinking

Para poder llevar a cabo una buena investigación debemos poder dejar de lado nuestras asunciones sobre el contexto (en la medida de lo posible) y asumir el mindset o el rol de la curiosidad. Buscamos poder generar en nosotros una sensación de “extrañamiento”, esa capacidad de ver en lo ordinario, lo extraordinario. Pongamos un ejemplo bastante claro que usamos a veces en la formación de “Design Thinking Fundamentals”: las escaleras. 

 

 

 

¡Ahora en remoto!

 

Seguramente en tu día a día pasas al lado de escaleras de todo tipo, las subes y bajas sin mayor preocupación, más allá del esfuerzo que pueda suponerte. Ahora bien, si cambiamos la mirada de quien arroja la interpretación sobre las escaleras como un mero instrumento que te permite cambiar de planta, encontramos diferentes significados a una misma “realidad”. Para una persona con movilidad reducida, las escaleras son un obstáculo, para un artista callejero es un lienzo y para un skater, las escaleras pueden convertirse en su parque particular. He conocido a varios arquitectos que ven las escaleras desde los ojos de un escultor. 

 

El proceso de extrañamiento

La capacidad para poder entender que existen diferentes representaciones de una misma realidad y generar la curiosidad necesaria para entender el contexto y el significado para los usuarios, se denomina “proceso de extrañamiento”. Y, ¿cómo lo conseguimos?

 

El proceso de extrañamiento es una habilidad, esto quiere decir que hay personas que de forma inconsciente han podido desarrollarla a lo largo de su vida, otras que, dada la naturaleza de su trabajo, han tenido que hacerlo como los propios sociólogos o antropólogos. Esto también significa que tú puedes desarrollarla a través de pequeños ejercicios.

 

 

La observación no participativa 

Te propongo un reto extremadamente simple: empezar a usar la técnica de “Observación no participativa”. Consiste en observar a un usuario en su contexto sin participar en él, realizándolo in situ, o no, aunque ello conlleve ciertas diferencias. 

 

Pídele a alguien que no conozcas casi como un compañero de trabajo, amigo de un amigo o un grupo de WhatsApp en el que no conozcas a todo el mundo, que te mande tres fotos de aquellas cosas o áreas de su casa que cree que le representen. Sobre todo, no des más explicaciones. Haz lo mismo con alguien a quién si conozcáis, que además puede que descubráis cosas nuevas de ellas. Una vez tengas las fotos, simplemente observa, busca detalles y empieza a hacerte preguntas sobre qué estás viendo o por qué la persona ha elegido ese encuadre concreto. Busca patrones dentro de las fotos, adaptaciones de elementos que pueden demostrar que existe una necesidad latente, busca aquello que te sorprenda y que sea inesperado. Si terminas con más preguntas que respuestas, estás en el camino correcto.

 

Te animo a que empieces a usar los pequeños momentos de tu día a día para empezar a entrenar tu curiosidad o la habilidad de extrañarte. Te aseguro que tus sesiones de creatividad serán mucho más ricas y productivas.

Cursos relacionados