Netmind - loader

29/06/16 | Artículo | Innovación TIC

3 fórmulas para innovar con éxito desde IT – Innovación TIC


Si uno de tus próximos retos profesionales puede ser potenciar la innovación en el negocio desde tu área de IT, te presentamos como hacer que tu empresa innove como una start up y escale como una gran empresa combinando las mejores prácticas en Design Thinking, Lean Startup y DevOps, 3 fórmulas para innovar con éxito desde IT.

Personas trabajando para innovar con éxito desde IT

Las empresas que son capaces de responder de forma ágil a los cambios continuos del mercado y a las demandas de sus clientes a través de la innovación digital se caracterizan por:

  • Mantener una observación proactiva y constante de su contexto competitivo y un constante diálogo con sus clientes con el fin de reconocer nuevas oportunidades e identificar espacios en sus mercados y productos actuales.
  • Diseñar procesos e incorporar herramientas que permiten explotar las oportunidades y trasladar los nuevos productos digitales al mercado en el menor tiempo y de forma constante.
  • Mantener un alto nivel de comunicación y desarrollar una alta colaboración cross funcional entre líderes de negocio, equipos IT, clientes, partners y proveedores.
  • Gestionar el riesgo a través de la rápida experimentación y el rápido aprendizaje.
  • Mantener un equilibrio entre la estandarización y la flexibilidad, entre la complejidad operacional y el desarrollo continuo de capacidades para acelerar la innovación, la adaptabilidad y la agilidad.

Por una parte, su objetivo es identificar oportunidades y desplegar sus ideas digitales de la forma más rápida posible asegurando que estas satisfacen las necesidades reales de sus clientes y por otra fortalecer la innovación como una competencia corporativa clave.

Design Thinking, Lean Startup y DevOps son tres aproximaciones que incorporadas como modelos de trabajo en el área de IT facilitan la conceptualización, la construcción y el despliegue con éxito de soluciones digitales innovadoras, así como el impulso de la innovación a escala empresarial.

1a fórmula: Design thinking

Design Thinking es una técnica que nace del mundo del diseño y que se incorpora en las empresas de distintos sectores por ser una técnica que facilita la resolución creativa de problemas y la innovación centrada en el cliente.

La incorporación de Design Thinking en el ámbito de IT proporciona una aproximación que nos permite ir más allá de la visión y la interpretación analítica, tecnológica o ingenieril de un problema. Haciendo foco en la perspectiva humana, nos permite observar, comprender, interpretar el problema y transformar creativamente el conocimiento multidisciplinar en conceptos de nuevos productos o servicios.

Design Thinking distingue dos espacios de trabajo: el del problema y el de la solución. Un primer espacio de exploración y síntesis sobre el problema y un segundo espacio de ideación y prototipado de la solución.

De forma previa al proceso desarrollo tecnológico, Design Thinking guía a los equipos IT en la identificación y la comprensión de las necesidades de los clientes y en la conceptualización, diseño y prototipado de productos o servicios digitales innovadores, haciendo valer sus principios centrados en el valor de la diversidad, del trabajo colaborativo, de la co-creación y de la experiencia del cliente.

A través del prototipado se establece una relación con el cliente en la que se produce una iteración entre problema y solución con el fin de conocer la experiencia, aprender y adaptar el nuevo producto o servicio a sus necesidades y a su uso.

Design Thinking proporciona, a los profesionales IT del diseño y desarrollo de software, un marco para diseñar soluciones innovadoras centradas en cliente y una aproximación para su construcción tanto “agile”, a través del trabajo con prototipos, como “waterfall” considerando el concepto del nuevo producto o servicio como las especificaciones para el diseño y el desarrollo.

En IT, Design Thinking puede adoptarse tanto como una técnica “Front-End”, previa al proceso de desarrollo software, que facilita la conceptualización de productos y servicios digitales innovadores; como una estrategia de trabajo que ayuda a fortalecer una cultura innovadora en toda la empresa, a través de sus principios.

2a fórmula: Lean Startup

Lean Startup es una disciplina lean orientada a la innovación digital. Afirma que la innovación más eficiente es la que se centra en resolver una demanda real de los usuarios. La mayor pérdida es crear un producto o servicio que nadie necesita.

Nos permite lanzar nuevos productos o servicios digitales en entornos de alta incertidumbre. Entornos en los que no es fácil comprender los problemas de los clientes potenciales, ni está claro cómo se deben construir las nuevas soluciones a estos problemas.

Esta incertidumbre se afronta a través de ciclos rápidos de experimentación centrada en el cliente y basada en hipótesis sobre el problema y sobre la solución. Los ciclos no se centran en experimentar lo que los clientes quieren si no en lo que los clientes hacen.

Los ciclos siguen la secuencia construir, medir y aprender. Son cortos y se centran en asegurar el valor proporcionado a los clientes y en aprender rápido. El propósito es fallar rápido y mejorar constantemente el producto a través del feedback del cliente.

En Lean Startup se parte del diseño, la construcción y el lanzamiento de un Mínimo Producto Viable. Este se caracteriza por ser el conjunto mínimo de características necesarias para resolver las necesidades de los clientes, se focalizan en lo que realmente quieren los clientes.

Se aplican métodos de desarrollo de software «agile» en los que los requerimientos y soluciones evolucionan iterativamente a través de la colaboración de equipos “ cross funcionales” y a través de ensayos controlados y ajustados con clientes.

Mediante entrevistas, encuestas y pruebas de mercado segmentadas se verifican las hipótesis de los problemas y las soluciones y se mide la demanda de nuevas funciones. La verificación permite medir resultados, aprender y tomar decisiones respecto a la redefinición del producto con el fin de asegurar que se resuelven las necesidades de los clientes.

La aplicación de una aproximación Lean StartUp permite reducir los esfuerzos de desarrollo y crear, de forma rápida, soluciones plenamente centradas en el cliente, robustas y escalables. Puede apoyarse tanto en la simplicidad de las plataformas de desarrollo rápido “low code” como en plataformas DevOps.

El trabajar en base al MPV y a la verificación  cíclica de las hipótesis, se reduce la inversión en programación de software. El desarrollo iterativo y la experimentación con el cliente permiten perfeccionar la solución de forma rápida.

Elimina incertidumbre, permite trabajar de una forma más inteligente, profundiza en la construcción de las relaciones con los clientes y los implica en el proceso de construcción del nuevo producto o servicio digital. Permite dar una respuesta rápida a la fuerte demanda de soluciones digitales innovadoras y acortar el tiempo de ponerlas en el mercado.

3a fórmula: DevOps

DevOps es una aproximación basada en principios Lean y Agile aplicados a la cadena de suministro de software y a través de  la cual colaboran las áreas de negocio, de desarrollo, de operaciones y de calidad para entregar software de forma continua y rápida.

El ciclo de innovación con DevOps sigue la secuencia de actividades de comprender la necesidad de los clientes; idear, crear y experimentar la solución; comprobar y ensayar con los clientes; adoptar, corregir o pivotar a partir de lo aprendido de los clientes, volviendo a iniciar un ciclo continuo que hace al negocio más sensible y más atento a las necesidades de los clientes, así como más ágil en ofrecer las respuestas correspondientes.

La contínua comprensión de los problemas internos del negocio o las necesidades de clientes o consumidores nos permite identificar y hacer frente a oportunidades de innovación. El foco en el cliente, la interacción en el ensayo y el aprendizaje a partir de su feedback, sobre el nuevo producto digital y sobre su uso, nos permite asegurar su éxito y generar una mejor experiencia de usuario. Lo  que proporciona fidelización y nuevos clientes.

La capacidad para innovar creando actividades de mayor valor en menor tiempo, reduciendo costes e ineficiencias viene dada por el desarrollo de una cultura y prácticas DevOps. Una cultura a la que podemos acercarnos rápidamente si trabajamos en entornos SAFe (Scaled Agile Framework), o DAD (Disciplined Agile Delivery) o Scrum.

Una cultura orientada al cambio ágil, a la colaboración, al cliente y al aprendizaje a través de la experimentación. Una cultura que permite aprender, reaccionar y provocar cambios de forma rápida a través de canales de comunicación que facilitan a las partes interesadas establecer objetivos de negocio compartidos y actuar de forma transversal frente a nuevas necesidades del negocio o demandas de los clientes.

Unas prácticas continuas de desarrollo colaborativo llevadas a cabo por equipos interdisciplinares y unas automatizaciones para la producción, entrega y monitorización de software en las que se obtiene mayor eficacia y rapidez al implicar a operaciones de forma temprana con el fin de asegurar la integración del nuevo producto digital y la calidad operacional.

Frente a la proliferación de experiencias digitales, la velocidad de innovación es una necesidad para sobrevivir y esta depende de la velocidad con la que IT puede entregar software. DevOps permite hacer frente a las oportunidades del mercado, reducir el tiempo de desarrollo de productos digitales y a alcanzar la entrega continua de innovación promovida por el software y basada en el diálogo con el cliente.

Cursos relacionados

Innovación para Project Managers