Netmind - loader

Test Myers-Briggs Type Indicator® en la Gestión de Proyectos.


Netmind - Test Myers-Briggs Type Indicator® en la Gestión de Proyectos.    Artículo | Gestión de Proyectos
ANA ARANDA | 31/08/17

Para los que no estáis familiarizados con el Test Myers-Briggs, puede que os suene a una prueba médica para medir el índice de glucosa en sangre, o algo parecido, pero… nada que ver con eso.

 

Antes de contaros el uso que puede tener este test en la Gestión de Proyectos, os pondré en antecedentes sobre qué es este test, y cuál es su historia.

 

Myers-Briggs Type Indicator® (también conocido por sus siglas MBTI®) fue creado durante la Segunda Guerra Mundial por una pareja un tanto atípica, no se trataba de un matrimonio de investigadores (como Pierre y Marie Curie, Gottfried Kirch y Maria Winkelmann-Kirch, o Mileva Mariç y Albert Einstein) sino de una madre y su hija (Katharine Cook Briggs e Isabel Briggs Myers).

 

La idea surge cuando madre e hija se dan cuenta de que, durante la guerra, muchas personas realizaban tareas no apropiadas para sus habilidades. Ante esa realidad ambas idearon la creación un test que pudiera ser utilizado para identificar y establecer las preferencias individuales de cada persona, y de ese modo promover un uso más constructivo de cada individuo.

 

En 1962 se creo el test Myers-Briggs Type Indicator®, y en la actualidad más de dos millones de personas lo realizan en todo el mundo cada año.

 

¿Qué es MBTI®?

MBTI® es una evaluación compuesta por cerca de un centenar de preguntas tipo test ,y sirve para identificar preferencias o tendencias específicas de la personalidad del individuo que realiza la prueba.

 

Según MBTI®, hay cuatro tipos opuestos de personalidad, también llamadas dicotomías:

  • 1ª dicotomía: Se puede ser extravertido o introvertido a la hora de relacionarse con otros – en inglés: Extraversion (E) or Introversion (I)
  • 2ª dicotomía: ¿Prefieres recibir información del mundo que te rodea mediante sensaciones o mediante intuición? – en inglés: Sensing (S) or Intuition (N)
  • 3ª dicotomía: A la hora de tomar decisiones, ¿te basas en pensamientos objetivos, o en sentimientos? – en inglés Thinking (T) or Feeling (F)
  • 4ª dicotomía; ¿Eres de las personas que prefieren un estilo de vida planificado y ordenado, o por el contrario un modo de vida flexible y espontáneo? – en inglés Judging (J) or Perceiving (P)

 

Voy a explicar con un poco más de detalle cada uno de estos dúos:

 

Extraversión – Introversión

  • Extraversión: Las personas extravertidas se «cargan» de energía estando con otras personas, prefieren trabajar en grupo en lugar de trabajar solas, les gusta discutir y poner en común sus ideas.

 

  • Introversión: Las personas introvertidas «cargan» su energía cuando se toman tiempo para sí mismas. Una persona introvertida prefiere pensar por sí misma, y por lo general sólo comunica su decisión después de una reflexión personal.

 

Sensación – Intuición

  • Sensación: Utilizan datos reales y tangibles a la hora de tratar la información. Observan y son capaces de recordar muchos detalles. A la hora de seleccionar un trabajo, un individuo tipo sensación se enfoca en hechos pragmáticos como, beneficios, ubicación y salario actual.

 

  • Intuición: No son buenos a la hora de identificar detalles, pero tienen una estupenda visión de conjunto, se guían por sus intuiciones, confían en su inspiración. Por esto, en su carrera, estarán más interesados en el potencial de su puesto de trabajo que la descripción actual del mismo.

 

Pensamiento – Sensación

  • Pensamiento: Este tipo de perfil opta por eliminar la emoción al analizar las situaciones, evalúan los pros y los contras de una situación especifica de manera objetiva. Resuelven los problemas mediante el análisis.

 

  • Sentimiento: Este tipo de perfiles toman sus decisiones teniendo en cuenta el punto de vista de las personas involucradas, se preocupan de los valores más que de los hechos, toman sus decisiones con el corazón.

 

Juicio – Percepción

  • Juicio: Este tipo de personas prefieren un estilo de vida planificado y ordenado, para sentirse cómodos han de tener todo organizado, son ese tipo de personas que necesitan tener una lista con todas las cosas que tienen que hacer.

 

  • Percepción: Prefieren un modo de vida flexible y espontáneo, este perfil es el que se “adapta” al mundo, en lugar de organizarlo. Están siempre abiertos a nuevas experiencias, y pueden asimilar cambios de información, e incluso nuevos datos en cualquier momento sin que esto les incomode.

 

El resultado de la combinación de estas cuatro dicotomías son los 16 tipos de perfiles siguientes (nótese que en los perfiles se utiliza la sigla recogida en los términos en inglés).

 

Fuente: The Myers & Briggs Foundation

 

Bien, y ahora, después de esta pequeña introducción…

 

¿Qué uso podemos darle los Jefes de Proyecto al test MBTI®?

Myers-Briggs Type Indicator® nos ayuda a comprender porqué tenemos afinidad con algunos miembros de nuestro equipo y porqué nos cuesta tanto comprender a otros, es obvio que es más sencillo conectar con aquellas personas que tienen perfiles similares al nuestro. Pero el conocimiento de las distintas preferencias de nuestros colaboradores también nos puede servir para identificar qué perfiles pueden ser nuestra «salvación» en determinadas situaciones.

 

Creo que mediante la descripción de los tipos MBTI® es fácil comprender por qué ante una misma situación, en un mismo proyecto podemos tener personas que perciben cada hecho de una manera completamente distinta.

Lo interesante, la lección a aprender, es que no hay perfiles «incorrectos» o «erróneos», como tampoco hay perfiles «perfectos» o «correctos», todos y cada uno de ellos aportan información y sensaciones necesarias para el éxito de nuestro proyecto.

 

Conocer el «tipo» de nuestros colaboradores ayuda a entender sus preocupaciones, sus potenciales, sus miedos, sus frustraciones, y sus beneficios, y en definitiva nos ayuda a saber cómo podemos hacer un mejor uso de cada uno en su contribución a nuestros proyectos.

 

MBTI® también tiene su lado «perverso». Esta perversión -bajo mi punto de vista- consiste en utilizar MBTI®, no para comprender o conocer las preferencias de nuestros colaboradores, sino para utilizarlo como método de selección.

 

Lo explicaré con un ejemplo (inventado): Como voy a dirigir un grupo de personas y mi perfil es ESTJ (Extraversión, Sensación, Pensamiento y Juicio), a la hora de seleccionar a mis colaboradores utilizaré ese perfil como filtro, esto puede favorecer una homogeneidad en el equipo y promoverá un clima de entendimiento, pero está claro que nos estamos perdiendo la riqueza de la diversidad, y otros puntos de vista que, aunque a veces resulten incómodos, no vienen nada mal a la hora de gestionar proyectos.

 

Fuente: The Myers & Briggs Foundation

 

Por cierto, no digo que el uso de MBTI® para la búsqueda de perfiles concretos no sea adecuado en algunos casos, sólo quiero destacar el riesgo que corremos cuando se utiliza este filtro en la búsqueda de los miembros de nuestro equipo de Proyecto para conseguir un equipo mono-perfil.

 

En resumen, creo que cada uno de nosotros tiene un modo de actuar, de vivir, de pensar, y de relacionarse, que encaja con uno de esos 16 tipos de perfil definidos por MBTI®.

 

Lo importante es que no hay una preferencia mejor que otra, no hay un perfil mejor que otro.

 

Todos y cada uno de ellos son importantes en diferentes situaciones. El inestimable valor del trabajo realizado por Katharine e Isabel es el de ayudarnos a identificar dichas preferencias y promover un uso constructivo de las mismas entre las personas que forman nuestro equipo de proyecto.

 

En otro artículo hablaré de cuáles son los «perfiles típicos» de los Jefes de Proyecto según MBTI®, para que seamos conscientes de cuáles son nuestras fortalezas y también sepamos qué áreas tenemos que trabajar.

 

Pero, si tenemos en cuenta que proyecto se define como un esfuerzo temporal, emprendido para crear un producto o servicio único, con un comienzo y un fin definido, y puesto que los Jefes de Proyecto disfrutamos de nuestro trabajo y somos capaces de vivir con esas «restricciones», creo que alguno de vosotros ya podéis hacer «cábalas» sobre qué tipo de perfil MBTI® es en el que mejor encajamos…

 

 

Nota: Katharine C. Briggs basó parte de su investigación en la teoría de la tipología de Carl Jung (en concreto en su libro “Tipos psicológicos” publicado en Zúrich, 1921)

 

 

Entradas relacionadas
Cursos relacionados
Nuestro sitio utiliza cookies para análisis. Si no estás seguro de ello, echa un vistazo a nuestra política de privacidad.